ILE ONI
Inicio Contáctenos
Quienes Somos |  Misión 
INICIO       LECTURA DE CARACOL       ORIATE       ITA       MISAS ESPIRITUALES       PRODUCTOS       LETRA

ORIATE





1. El Oriaté es una alta autoridad en la religión de Lukumi. Tal autoridad primero se gana y luego se le concede por sus mayores.
2. El Oriaté es un líder para su gente. Conduce con el ejemplo moral, la enseñanza de la literatura sagrada conocida como Odu, como un ritual exacto y solucionando conflictos teológicos entre sus practicantes.
3. El Oriaté es un siervo ante su comunidad. Es su deber ayudar a toda la gente que venga a él pidiendo servicios de adivinación y ebbó. De tal modo, hace que la vida y el destino de sus semejantes mejore; intercede en su favor, suplicando a Olodumare y a los orichas (santos).
4. El Oriaté es una referencia. Como el conocimiento profundo de odu, la tradición, el ritual y la historia es lo que se espera de él, quién lleve este título puede y hablará con autoridad de tales materias. Le son pertinentes.
5. El Oriaté es devoto. Reza diariamente a los orichas (santos) - y no sólo en un contexto ritual. Enseña a su familia también a ser devota.
6. El Oriaté ha derivado su autoridad de varios orichas (santos). Elegua que es el mensajero de los 401 orichas (santos) en cielo, también como sucedía con nuestros antepasados, es la guía del Oriaté. Realizando la adivinación con los cauris de Elegua, el Oriaté conoce la voluntad de cualquiera y cada uno de los orichas (santos) y difuntos; así como el ori/destino de un individuo. De Obatala, a quien el arte del adivinar con caracoles pertenece y al cual concedió las vocaciones a cada oricha (santo), hombre y mujer. A Ochún y Yemayá quienes aprendieron el arte de Ifá y los misterios para adivinar con los caracoles y luego lo transmitieron al resto de los orichas (santos). A Osain quien concede al Oriaté la autoridad para utilizar las hojas, las plantas y las raíces para curar la gente y para consagrar objetos religiosos. A Chango su patrón y, finalmente, a Orunmila, que en la antigüedad concedió al Oriaté las destrezas y la autoridad de realizar sus rituales iniciáticos y otros rituales enteramente autónomos.
7. El Oriaté es rey. No es rey político y por lo tanto no se implica en materias políticas ni gobierna. Es, sin embargo, un rey religioso. Su autoridad se extiende a todas las materias que pertenecen a la religión de los orichas (santos); que le han autorizado a acercarse a ellos, pues les ha recibido y ha sido preparado para ello. Como rey, su título es Obá. Del principio al final del ritual que él participa, él es la encarnación de Changó, el rey de la religión Lukumi. Y como su encarnación o diputado en la tierra, él es cabiosile, él de la autoridad que no pueda ser desafiada. Y como Changó es un oricha justo, la autoridad de los Oriateses es medida por la justicia, la moralidad y la imparcialidad de sus actos.
8. El Oriaté está exento de cualquier tabú personal que pudiera evitarle realizar un ritual de una manera o de otra.
9. El Oriaté es un miembro de su comunidad. Sus palabras y acciones estarán dirigidas siempre con el fin de mejorar su comunidad sin poner en compromiso su integridad religiosa y moral.
10. El Oriaté es un sacerdote, entre muchos. Es él quien contrata a los otros sacerdotes para compartir, con fraternidad y fe en el ritual. Él les transmite sus conocimientos en la misma medida como los obtuvo. Su papel interactúa con el del olubata, del babalawo y del osainista y cada uno tiene autoridad en su propio campo.
11. El Oriaté puede ser autónomo. Él puede realizar todas las funciones relacionadas con el ritual del kariocha. Desde la antigŁedad, se le ha autorizado a realizar todos los ritos, desde el registro de entrada hasta el ritual de cierre después del ita y todas las ceremonias iniciáticas. Es incumbencia del Babatobi o del Iyatobi (padrino o madrina) el establecer si estas funciones son realizadas por el Oriaté o si el registro de entrada, ebbó de entrada y la matanza deben ser realizados por un Babalawo. La decisión no pertenece a ni unos ni a otros, ni al Oriaté ni al Babalawo, sino a las convicciones del Padrino / Madrina.
12. El Oriaté es también un oloricha. Por tanto, es su derecho y capacidad el ejercer el rol de Babatobi y de Ojubona. Él no debe sin embargo actuar en más de un rol durante un ritual iniciático. Si un Oriaté ejerce como Babatobi o de Ojubona, está actuando conforme a las tradiciones.
13. El Oriaté es honesto. Él exigirá un pago equo a sus servicios teniendo un cuenta el tiempo utilizado y el lugar donde se realizan las ceremonias. No abusará de su autoridad con el fin de aumentar sus ingresos financieros ni explotará al desesperado y necesitado. Él Oriaté será caritativo cuando sea posible con los que lo necesiten. Sin embargo, no sufrirá vejaciones ni vivirá en la mugre o la depravación. Especialmente después de muchos años del servicio, un Oriaté podrá exigír, razonablemente, los honorarios que le sean suficientes para sustentarse y ayudar a su familia inmediata.
14. El Oriaté es centinela. Su obligación es mantener los secretos de nuestros rituales. Él no permitirá que se discuta de nuestros rituales en la presencia del profano. Esto incluye los que no estan iniciados de ningun manera, los sacerdotes de otras religiones los que han pasados por otras iniciaciones dentro de la religión Lukumi, tal como el juramento del Osain, juramento del Anya - Añá, juramento de Oro - Orun o de Ifá. Ni puede el individuo que no ha sido iniciado en la kariocha entrar en el espacio sagrado de Igbodu (o igbo ocha) demarcado por una sábana blanca y palmas secas. Los sacerdotes anteriormente mencionados pueden entrar en un cuarto del kariocha (cuarto de santo) si se les consagró Ocha con anterioridad.
15. El Oriaté es un intérprete. Las leyes de nuestra fe fueron habladas en una lengua antigua y en un contexto muy lejano al modernismo de hoy. El Oriaté interpreta fielmente las leyes y los ritos de nuestra religión para hacerlas accesible a toda la gente.
16. Uno no se convierte en Oriaté espontáneamente. Sólo después de un largo aprendizaje con - por lo menos - un oriaté, un Babaloricha se convierte en Oriaté. Tal privilegio es concedido por uno o varios mentores. Un Oriaté conferirá este título a otro Babalocha sólo después de que el candidato haya demostrado tener suficiente conocimiento en todas las áreas pertinentes. La potestad del Oriaté puede ser conferida trámite la palabra. Un mentor autoriza verbalmente a su estudiante a ser Oriaté. El título se puede conferir también a través de ritual. Los detalles de tal ritual pueden variar, aunque tradicionalmente la autoridad se pasa de un Oriaté a otro.
17. Un Oriaté puede ser asistido. Un Oriaté puede delegar algunas de sus responsabilidades a un ayudante sin haberle conferido el título de Oriaté. Las calificaciones para la labor del Oriaté son muchas, cualquier acto ritual solo o múltiple durante el ritual del kariosha se puede delegar a un ayudante sin que aún lo sea. De hecho, es esencial para el proceso de aprendizaje que cada estudiante realice las pasos del ritual antes de que se le conceda el permiso o la autoridad de hacerlo autónomamente.